ATENEO REPUBLICANO DE PUERTO REAL
 
 
 
 
 

 

RECITAL DE LUCÍA SÓCAM Y JUAN PINILLA.

"SIEMPRE ABRIL".

Teatro Principal. Puerto Real, 11-04-2014.

 

Ese ambigú...

 

Presentación de Lola y espectáculo.

luc

 

Reseña del evento, por Pepe Pettenghi.

 

RESEÑA DEL RECITAL DE JUAN PINILLA Y LUCÍA SÓCAM
“SIEMPRE ABRIL”

ATENEO REPUBLICANO DE PUERTO REAL

 

            La noche del viernes, 11 de abril, en el Teatro Principal de Puerto Real tuvo lugar el recital “Siempre Abril”, a cargo de Lucía Sócam (cantautora) y Juan Pinilla (Premio Lámpara Minera 2007), dos voces comprometidas.

            Dio la bienvenida a un teatro abarrotado la presidenta del Ateneo, Lola Sanisidro, quien dijo que el recital era un acto de fraternidad: somos republicanos porque es lo más sensato y lo más lógico, añadió. Envió un saludo fraternal al movimiento del 22M, indicando además que cada día es una marcha por la libertad y que cuando nos dicen que las cosas van mal y que esto no es importante, hay que decir que sí, que esto es lo más importante.

            La presidenta recordó que la monarquía es la consagración de la desigualdad. Y que la máxima autoridad no puede estar elegida por nadie y además ser irresponsable ante la ley. La república vendrá por el camino de la verdad y de la solidaridad.

            Lucía Sócam y Juan Pinilla, acompañados por un joven y excelente guitarrista, David Caro, cantaron a un público entregado, composiciones propias, y continuaron con una canción con letra de Eduardo Galeano.

            Su delicada versión del clásico de Vicente Fernández y de Chavela Vargas “Y volver, volver, volver” fue muy aplaudida. Así como una versión de coplas de Enrique Morente.

            Resultó muy emotiva la versión de “Los campanilleros”, el viejo éxito de La Niña de la Puebla, pero letra de contenido social escrita por Andrés Vázquez de Sola.

            Homenajearon a La Pasionaria en el 25 aniversario de su fallecimiento y finalizaron, cómo no, con las letras de García Lorca. Un fin de fiesta puramente flamenco con el público puesto en pie despidió a los artistas tras una noche en la que se recordó el pasado republicano y también la esperanza de una III República con su magnífica interpretación.

¡Al final del acto, nuestra querida Curra Pavón Laluz no pudo resistirse y se marcó unos tangos con los artistas.!

Fotos: Rafael Lara.

 

Apoteosis final, saludos y fotos con Lucía, Juan y David.

 

 

Proyección del documental "Las Maestras de la República".

Casa de la Juventud, 10-04-2014.

 

Lola presentó al representante de FETE-UGT, Carlos Pérez, quien a su vez se encargó de presentar el documental.

 

 

 

RESEÑA DE LA PROYECCIÓN DEL DOCUMENTAL
“LAS MAESTRAS DE LA REPÚBLICA”

Por Pepe Pettenghi.

ATENEO REPUBLICANO DE PUERTO REAL

            En la tarde del jueves, 10 de abril de 2014, se proyectó en la Casa de la Juventud de Puerto Real el documental “LAS MAESTRAS DE LA REPÚBLICA”, correspondiente a los actos programados para el Abril Republicano por este Ateneo.

            Ante numeroso público, entre el que se encontraban profesionales docentes, la Presidenta del Ateneo, Lola Sanisidro, agradeció a FETE-UGT la colaboración en este acto. El representante de FETE-UGT, Carlos Pérez, intervino para decir que el film pretende difundir lo que supusieron las maestras en la II República y honrar los principios por los que lucharon, que encajan en la línea de los valores republicanos que propugna nuestro Ateneo.
           
            El documental, dirigido por Pilar Pérez Solano, ha recibido el Premio Goya al Mejor Documental de 2014 y en él se recrea la vida de una maestra de la época. El proyecto educativo de la II República fue tal vez su mejor carta de presentación, pues entendió que -a pesar de la crisis de 29- la educación no era un gasto sino una inversión. “Más escuelas y mejores maestros” fue su lema. A ello acompañó la dignificación del papel de la mujer en la enseñanza.

            De aquellos valores de defensa de la enseñanza pública, gratuita y laica nace el concepto de la “nueva maestra”, de la que se sabía poco pero que participó entusiasta y activamente en la transformación social de nuestro país a través de la educación. La coeducación, los comedores escolares, las colonias infantiles o las nuevas pedagogías, son presentados a través de la perspectiva de las maestras

            En el film se pueden ver imágenes de archivo inéditas, entrevistas a expertos e historiadores y emotivos testimonios de familiares de aquellas maestras, que ponen de manifiesto que para ellas no fue, en absoluto, un camino de rosas. Pero fueron valientes e inteligentes en un medio a menudo hostil, y con escasos recursos hicieron frente a la adversidad.

            Al fin, su sueño fue truncado por el golpe fascista de 1936 que provocó la Guerra Civil. Después el país y la enseñanza retrocedieron hasta límites inimaginables. La dura represión franquista alcanzó a las maestras doblemente, primero por motivos ideológicos de ser maestras republicanas, y también por ser mujer y haber roto el modelo tradicional. Esperaban la cárcel, el exilio, la humillación del exilio interior o la pérdida de su trabajo; cuando no la muerte. Y, en fin, el fracaso de un modelo de escuela, la escuela republicana, y el derecho a una enseñanza en igualdad.

            Tras la proyección se estableció un coloquio entre los asistentes en el que quedó patente que la película es muy recomendable no sólo a los que comparten ideales republicanos sino también a todos/as los/as docentes de hoy.

 

 

Como final del acto, Lola le hizo entrega a Carlos de una placa conmemorativa del evento.

 

   
   
   

 

Escribe tus comentarios, o redacta tu artículo y envíalo a nuestra dirección de correo electrónico
para su posible inclusión en esta página

 

Lola Sanisidro (Mayo 2009)

LOS DERECHOS, LAS DERECHAS Y LA VIDA

La vida es así, nunca deja de sorprendernos con sus trayectorias, vueltas y paradojas. A estas alturas de experiencia democrática y por el uso común del lenguaje hemos tenido numerosas ocasiones de constatar que hablar de las derechas no equivale a usar el femenino de los derechos, aunque la actitud que en rigor democrático debe prevalecer, como diría la Alicia de Lewis Carroll, es que  “la mesa está puesta para todos”, sea cual sea nuestra opinión.

Dejando claro el punto de partida y con la convicción de que toda persona, a título individual o de forma colectiva tiene derecho a expresar su opinión y manifestarla en las formas previstas por la ley, quiero referirme a la singularidad de una convocatoria en concreto, la que tiene prevista su realización desplazando un autobús a Alcalá de los Gazules para protestar contra la despenalización del aborto.

Esta manifestación nos presenta una singular paradoja: se trata de una movilización que no pretende reclamar un derecho propio sino recortar el derecho de otras personas; los convocantes se manifiestan para limitar o anular el derecho de las mujeres a decidir sobre nuestro propio cuerpo y contra  nuestra elección del momento y las circunstancias en las que decidimos tener hijos.

Hace más de treinta años, un fuerte y concienciado movimiento de  mujeres reclamaba que se eliminase del código penal el delito de aborto por el  que se nos condenaba, y aún ocurre así, a penas de prisión. Esta exigencia era necesaria  para que quedasen relegadas al espacio de las pesadillas del pasado las prácticas de abortos clandestinos. No olvidemos que la contradicción entre las leyes y la vida  nos abocaba a  un terrible saldo de sufrimiento y muerte, que se cebaba especialmente en mujeres jóvenes carentes  de recursos económicos. Quienes tenían dinero y posición siempre tuvieron Londres a mano.

Entonces, hace más de treinta años, las manifestaciones por el derecho a nuestra libertad y nuestra vida, estaban pobladas de mujeres entre las que, bastantes, mostrábamos la orgullosa gravidez de nuestro embarazo. Nosotras, que habíamos decidido libremente tener un hijo o una hija, reivindicábamos los derechos y libertades necesarias para que su vida mereciera la pena y les deparase  la alegría  a la que toda persona tiene derecho. Muchas tuvimos hijas y hoy nos sentimos orgullosas de que ellas hayan crecido en libertad y sabiéndose deseadas, de que hayan crecido y se hayan convertido en mujeres luchadoras y capaces. Ellas, nuestras hijas, no tienen dudas, no fueron fruto de un error ni de un momento amargo ni de una imposición; nacieron de nuestra libertad y ahora son ellas las que se muestran  orgullosas, hermosamente libres y en pie.

Las organizaciones que convocan la manifestación del autobús muestran un desconcertante sentido de la democracia: Se trata, y no lo ocultan, de personalizar en la ministra de Igualdad el objetivo de la protesta. Pues bien,  en nuestro país, hoy en día, las leyes las aprueba el parlamento y el gobierno vela por su correcta puesta en marcha para que los derechos alcancen a todos y todas  y para que los deberes sean igualmente observados. Señalar de esta absurda manera a la ministra de Igualdad se ancla en la antigua, falsa y despreciable estrategia de cargar sobre  la persona, tratando de generar una especie de linchamiento moral.

Quienes hayan tenido esta ocurrencia muestran un pobre sentido de la decencia democrática y no terminan de asumir que, en democracia, la ley es una creación colectiva que se realiza a través de nuestros representantes democráticamente elegidos. Si el objeto de sus protestas es la ley, ahí están las instituciones y las ciudades que albergan las instituciones. No hay nada inocente en esta convocatoria, el lugar elegido  y la argumentación sobre el lugar elegido nos remiten a actitudes inquisitoriales, a juicios de dios con reo y sambenito.

En el fondo y desde el fondo, una vez y otra nos surge una  pregunta  sencilla  que los organizadores y convocantes deberán responder con claridad ¿Están reclamando que vayan a la cárcel las mujeres que, por circunstancias que sólo a ellas es dado valorar, deciden interrumpir su embarazo? ¿O acaso reclaman que se vuelva a los abortos clandestinos para las mujeres sin recursos? ¿Cuál es exactamente su reivindicación? Quiero saberlo. Millones de hombres y mujeres queremos saberlo.

Lola Sanisidro
Consejo Local de Izquierda Unida de Puerto Real

 

Revanchistas contra la República y la Memoria

José Luis Pitarch

Rebelión

Uno anda tejiendo un libro, para una Colección llamada “Con Franco vivíamos peor”. Trata de la “memoria irredenta del franquismo”, y la “reconciliación del embudo” o trágalas. Esto es, de las hipotecas del franquismo que seguimos pagando. Ahora que hay que reconstruir, tras el 9-M, algo importante a la izquierda del PSOE, porque hueco hay, y mucho, permítanme transmitirles algunos de mis apuntes para dicho libro.

Giremos breve ojeada a ambos puntos, irredentismo y embudo, tantas veces constituidos en matrimonio. Acostados sobre el cañamazo de la “política” (en la definición de ésta, o definiciones, que a ustedes más gusten: organización de la convivencia social, relaciones de poder, arte --y trampa-- de lo posible, etcétera; incluyendo, obviamente, los intereses, miedos, calidades y perversiones de “los políticos”). Porque el asunto de la memoria embargada, abolida, expoliada (la memoria de una de las dos partes del conflicto feroz de hace siete décadas, legatario, continuador del de varios siglos anteriores) es asunto de hoz y coz político. Sometido a todas las trápalas, no sólo trágalas, de la política.

Irredentismo, condición de irredento, irredenta, veamos. Equivaliendo a sin redimir, sin libertar o excarcelar. Esto es, memoria no rescatada, no restituida. Que fue robada, aherrojada, y aún no ha sido dignamente restablecida, recuperada, reparada. Disculpen la demasía de palabras, pero la dignidad, como la virginidad -–en hombre o mujer-- se tienen enteras o no se tienen, y estamos hablando de la dignidad de la mitad de los españoles. Con la circunstancia de que la dignidad de la persona es “fundamento del orden político y de la paz social”, proclama el Punto 1 del primerito de los Artículos del Título Primero (“derechos y deberes fundamentales”) de la Constitución vigente. Artículo que pisotean quienes ponen trabas y zancadillas, por acción u omisión, a una devolución “completa” de la memoria secuestrada y en parte importante no devuelta.

Tales sepultureros de la memoria nos llaman revanchistas a quienes exigimos una reconciliación entera, sin guetos y agujeros negros. Mas son ellos los de la revancha. La revancha, todavía rabiosa, contra la República, la revancha contra la mejor Europa, que nunca admitió a Franco, la revancha contra la cultura, el laicismo, la pluralidad, la revancha contra cualquier idea de España diferente a la ultranacionalista de un único nacionalismo hipercentrípeto. No somos, no, revanchistas, sino conocedores de la Historia y amantes de la dignidad individual y colectiva. Uno mismo es hijo de un militar que se sublevó con su regimiento de Valladolid en julio del 36, fue capitán y comandante del Ejército faccioso en la guerra civil, y después de ella coronel del “régimen”.

Mas esos que, con el subterfugio de “mirar al futuro”, siempre han obstruido el nuevo “abrazo de Vergara” imprescindible para este país, incluso cuando ya no pueden agitar el espantajo comunista --incluso cuando los últimos soldados de la República, nuestros guerrilleros o “maquis” antifascistas, son apenas un puñado de ancianos, casi o por encima de los noventa años, a los que siguen odiando y menospreciando--, se delatan demasiado. Delatan sus fuertes anclajes retrofranquistas, y militaristas en su peor sentido --el del militarismo como degeneración de lo militar--, delatan que aún fondean sus barcos en el viejo “orden” inquisitorial y vengativo, el que todavía en el siglo XIX ahorcaba en Valencia, en “auto de fe”, al noble maestro Cayetano Ripoll.

Siguen creyendo en su derecho de victoria sobre media España, aunque no se atrevan ya a decirlo en público porque no les deja la OTAN ni la Unión Europea. Siguen estimando que su gran fuente de “legitimidad” y apetito de conservación de poder es que Franco se murió en la cama. Y Companys, Pérez Salas, Escobar, Núñez de Prado, Batet, Romerales, fusilados. Es el “Derecho” que reconocen. Neofascismo siglo XXI. Déjenme redundar en uno de mis latiguillos preferidos: la más vieja institución de la Historia no es la prostitución, sino la impunidad.

Alardean de patriotas y son lo contrario, dichos revanchistas del trágala que tanto dicen amar España y el orden. Porque, insistimos, sin plena dignidad de las personas no hay orden político auténtico, ni puede haber paz social, léanse, por favor, el Artículo 10 de la Constitución. Nosotros, los que reivindicamos la reconciliación sin embudos, queremos abolir la revancha. Y somos radicales, sí, porque ser irredento es ser radical. Radical en sentido de progreso, de vanguardia, de impulso democrático, de superación de muchas postergaciones e integrismos de siglos. Porque aquí, señores, hemos de hacer (o acabar) la transición no desde Franco sino desde el Concilio de Trento.

Transición desde Trento, desde “el trono y el altar” en coyunda constantinista, desde los asesinos de don Rafael del Riego, desde un modelo de Estado fraguado no por consenso y evolución armónica sino por victorias en guerras civiles fratricidas (la del primer Borbón, las carlistas, la del fusilamiento de la República por el césar marroquí con su ejército de bereberes, legionarios extranjeros, fascistas italianos, aviones y cañones de Mussolini y Hitler como principales o decisivos combatientes). ¡Menuda transición tenemos pendiente, menuda articulación política de España --hecha a culatazos y paredones-- por reconstruir y dar cabo, sin dejar tantos flecos malcosidos!

Me viene a mientes la desvergonzada y cínica “revolución pendiente” de los girones y rodríguecesdevalcárcel francofalangistas. Nosotros sí que tenemos una transmudación pendiente: enmendar atrasos, atoramientos y marasmos de medio milenio, liquidar los poderosos rescoldos franquistas (valga un ejemplo, el señor Aznar, que hasta se opuso a la Constitución actual, y provocó en parte no menor, desde las Azores, ciscándose en el noventa por ciento del pueblo soberano, el espantoso 11-M-04 ). Formidables y apremiantes quehaceres, de índole moral, histórica y política. Si cupiera resumir en pocas palabras por qué abogamos, valdrían tres de ellas: abrogar el olvido.

El olvido infame forzado por una “ transacción ” bajo demasiadas trágalas, a la que pudorosamente llamamos “transición”. Lo dejaron bien claro los francofascistasmilitaristasclericalistasbonapartistas: o tragan ustedes esto y esto y esto, o no hay democracia por ahora, y siguen los conesas y ballesteros torturando, los partidos prohibidos, los políticos de izquierda en la cárcel o el exilio. Tenemos suficientes generalitos haciendo cola (iniestas, desantiagos, perezviñetas, garciarebulles) para sustituir a Franco, al menos por un tiempo. Los díezalegrías y gutierrecesmellados ya no tienen poder o aún no lo tienen. Conque ustedes verán. Y de aquellos polvos, estos lodos o embudos: no reconocimiento mínimamente suficiente de los dignos oficiales de la Unión Militar Democrática, ídem de nuestros citados combatientes antifascistas posguerra civil, roucostorquemadas y cañizares apuntándonos con dedo acusador-amenazante mientras se llevan buenos fajos del dinero público, lo que no ocurre en una hija predilecta de la Iglesia como Francia… Quel pays!, solía decir con algo de espanto mi amigo Claude de la Vallée de Chevreuse cercana a Versalles, enamorado de España, refiriéndose a ella. ¡Cuánto desprecio todavía a la media España que murió de la otra media! ¿O es miedo? Ya se lo digo: nosotros no somos revanchistas.

 

José Luis Pitarch, vicepresidente de Unidad Cívica por la República

(Tomado del periódico digital "Rebelión")

DECLARACIÓN DE LOS AYUNTAMIENTOS DE

Marinaleda, Alcalá del Valle, Almodóvar del Río, Benalúa, Casariche, Puebla de Cazalla, Espejo, Humilladero, Pedrera y Viznar

HACIA UN PROCESO  CONSTITUYENTE POR LA III REPÚBLICA

<Lea la Declaración>

 

ERC reclama al Constitucional el derecho a preguntar por los gastos de la Casa del Rey

<Lea la columna de "El Pais" del 7 de Junio de 2007>

Hacia una red de municipios y ciudades por la III República

ANTONIO ROMERO RUIZ 25/05/2007

<Lea el Artículo publicado en "El Pais Andalucía" el 25 de mayo de 2007 >

 

Manifiesto de Unidad  Cívica por la República

Reivindicamos la República porque es incompatible con la monarquía.

Una monarquía española que se erige sobre el derecho feudal de la herencia es una contradicción con la Democracia.

Con un monarca "irresponsable" ante la Ley, que no puede ser juzgado ante la comisión de un delito por tribunal alguno, es un dislate jurídico que atenta contra los principios básicos del Derecho.

Un Jefe del Estado cuya figura es "inviolable", que no puede ser objeto de criticas, es toda una afrenta a la libertad de expresión.

Un rey elegido por Franco, que juró los Principios Fundamentales del movimiento y que tiene la misión hacer guardar la vigente constitución es una desfachatez.

Un soberano con poderes como el de ejercer el "mando supremo" de las Fuerzas Armadas o el de arrogarse la misión de "defender la integridad territorial de España" representa una velada amenaza de intervención militar ante la demanda del ejercicio del derecho de autodeterminación.

Una Casa Real que tiene la prerrogativa de no dar cuenta de sus negocios, de su patrimonio, de sus gastos y sin obligación de declarar IRPF es una afrenta al principio de Igualdad ante la Ley, una burla a la ciudadanía que socava las propias bases de la Justicia.

Por todo ello, los republicanos, nos comprometemos a intensificar nuestra denuncia contra la monarquía impuesta por el franquismo y de la constitución de 1978 que la sustenta y exigimos la convocatoria de un referéndum entre Monarquía y República.

 

Intervención en la Presentación de la Semana Republicana en Asturias.Oviedo 9 de abril
La República Española hoy

Pascual Serrano

Escribe tus comentarios, o redacta tu artículo y envíalo a nuestra dirección de correo electrónico

secretaría(arroba)ateneorepublicanopr.org

para su posible inclusión en esta página